Efectos de la harina de trigo en nuestra salud

Efectos de la harina de trigo en nuestra salud

El trigo que consumían nuestros antepasados era muy diferente al actual. La hibridación que ha sufrido el trigo, junto con el proceso de molienda y refinamiento, lo convierten en un alimento con casi ningún valor nutricional, pobre en vitaminas y minerales, y con efectos negativos en la salud.

Este trigo artificial de la actualidad tiene mayor proporción de gluten y se ha modificado de tal manera que nuestro cuerpo no posee las enzimas necesarias para digerirlo. Las propiedades elásticas y adhesivas del gluten hacen que el producto sea más esponjoso y apetitoso. Sin embargo, el sistema digestivo de muchas personas no tolera estas cantidades de gluten y aparecen reacciones como cansancio, dolores abdominales, diarreas, gases y reflujo gastroesofágico entre otras. También se presume que el trigo puede ser el responsable de muchas alergias, alergias en las vías respiratorias y mucosidades.

Los productos preparados con harina de trigo son elaborados con aceites, grasas, azúcares, sal, conservantes, aditivos, colorantes y saborizantes. Las últimas cuatro sustancias son psicoestimulantes; impactan en nuestro cerebro en una zona donde se encuentra el circuito de recompensa cerebral, y crean adicción y dificultad para controlar las cantidades que se ingieren.

Además, estos productos elaborados con harinas refinadas tienen efectos en la sangre, ya que poseen un alto índice glucémico. Se digieren y se transforman en glucosa muy rápido, y pasan al torrente sanguíneo. Nuestro organismo segrega insulina para metabolizar esa glucosa y todo el excedente que las células no necesitan como energía, se transforma en grasas que son almacenadas. A su vez, aumentan el riesgo de desarrollar en un futuro resistencia a la insulina, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

El exceso de azúcar que proviene de las harinas refinadas interfiere y altera funciones metabólicas y hormonales. A nivel cerebral, estos productos alimenticios inciden en la salud mental y pueden desarrollar dependencia.

Te propongo que elimines por 5 días todas las harinas y comprobarás el cambio en tu cuerpo: más energía, abdomen deshinchado, menos apetito, más control en lo que comes y descenso de peso. Podés encontrar los reemplazos de las harinas en la sección Recetas de nuestra página web.

Lic. Loreley Baravalle
Directora de Córdoba Nutrición
MP: 2610 – Nutricionista

Compartí

Comments are closed.

¡Reservar turno!
Consultorio Online
Hola👋. ¿Deseas comenzar tu tratamiento online?