Hipotiroidismo y descenso de peso

Hipotiroidismo y descenso de peso

El hipotiroidismo es una patología en donde la glándula tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas para el adecuado funcionamiento de nuestro cuerpo y hay un metabolismo disminuido. Sin embargo, se corrige con la medicación y raramente es la causa de un aumento masivo de peso.

La tiroides está ubicada en la en la parte anterior del cuello y produce hormonas que controlan la forma en que cada célula del cuerpo usa la energía. A este proceso se lo denomina “metabolismo”.

Esta patología, más común en las mujeres, afecta a funciones metabólicas, neuronales, cardiocirculatorias y digestivas entre otras. Sin embargo, el hipotiroidismo se corrige con la medicación adecuada, por lo tanto, no es causante del aumento de peso y no es una razón para no bajar de peso. Si está bien medicado, los resultados del descenso de peso son normales.

Los síntomas que presenta esta afección son cansancio, pérdida de memoria, depresión, dificultad en la concentración, resequedad en la piel, intolerancia al frío, bocio, frecuencia cardiaca lenta, irregularidades menstruales, estreñimiento, infertilidad y ojos hinchados entre otros. Debido a que algunos de estos síntomas no son exclusivos de esta patología, es fundamental asistir al médico y realizar el diagnóstico. Si quienes padecen estos síntomas son personas que ya están medicadas por hipotiroidismo, deberán asistir nuevamente a los controles.

Este diagnóstico se efectúa a través de los síntomas que el paciente presenta, la historia clínica y las pruebas sanguíneas para encontrar niveles anormales en las hormonas. El análisis de sangre se prescribe para realizar las pruebas de la hormona TSH y T4.

La herramienta principal para contrarrestar el metabolismo disminuido a causa de esta afección es la actividad física que trabaja sobre la masa muscular, ya que favorece el aumento de la tasa metabólica basal. Entre las actividades recomendadas se encuentra el spinning que integra la parte aérobica y muscular.

Una alimentación saludable y la práctica de ejercicio, junto con una medicación apropiada y controlada por un especialista, lograrán que una persona hipotiroidea mantenga sus funciones vitales normalizadas y el control adecuado de su peso corporal.

Lic. Loreley Baravalle
Directora de Córdoba Nutrición
MP: 2610 – Nutricionista

Compartí

Comments are closed.