ACEITE DE COCO: sus aplicaciones en la dieta.

ACEITE DE COCO: sus aplicaciones en la dieta.

Últimamente escuchamos hablar bastante del aceite de coco.

¿Cuáles son sus beneficios? ¿Cómo los podemos incorporar en nuestra forma de alimentación inteligente?

 El aceite de coco es un tipo de aceite vegetal, se obtiene al prensar dicho fruto y se logra un líquido muy rico nutricionalmente.

Contiene unas grasas llamadas triglicéridos de cadena media, que se metabolizan de manera diferente a como lo hacen los otros  ácidos grasos de la dieta. Pasan directamente al hígado, donde se utilizan como fuente inmediata de energía o se convierten en cuerpos cetónicos. 

Para explicarlo más sencillo tal como se los digo a mis pacientes: «es grasa que no se transforma en grasa; tu cuerpo la usa como combustible!» Además de que posee un sabor cremoso muy rico, aporta calcio, hierro y otros minerales muy buenos para tu salud.

Es realmente útil y completo para todos aquellos que estén bajando de peso.

BENEFICIOS

Los ácidos grasos de cadena media presentes en el Aceite de Coco son una forma de energía muy eficiente y no se almacenan en forma de grasa.

Mejora los valores de  colesterol total, el LDL, el HDL o los triglicéridos, por lo que su ingesta puede asociarse a un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

 Es bueno para reforzar el sistema inmunológico porque contiene lípidos antimicrobianos, que tienen propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales. 

Puede mejorar la glucemia y el índice de insulina, ya que no estimula esta hormona. Siendo ideal para diabéticos.

 Además de estos beneficios y otros se utiliza en la industria cosmética como un producto natural para la belleza, el cuidado de la piel y el cabello.

RECOMENDACIÓN

¿Cual es la dosis recomendada para un adulto?
3 a 4  cucharadas soperas al día (50 gramos)

¿Quiénes lo deben consumir?
Se indica en personas que quieran descender  de peso, deportistas de alto rendimiento, personas con dificultad  para digerir grasas, quienes quieran tener más energía o mejorar su rendimiento intelectual.

¿Cómo lo incorporamos a nuestra alimentación inteligente?
Tiene un aroma suave, dulce y tropical que combina bien con cualquier tipo de comida. 

 Recomendamos Vírgenes (sin refinar), es ideal para cocinar y hornear.

    • Añade Aceite de Coco Virgen a tu infusión favorita.
    • Usa el Aceite de Coco para agregar a tus batidos.
    • Saltea con Aceite de Coco Virgen. No se adultera a altas temperaturas, no se oxida ni se vuelve tóxico cuando lo cocinamos y, además, consigue mantener sus beneficios a pesar del calor. 
    • Para tus ensaladas.
  • Unta Aceite de Coco Virgen en tu pan sin harina.

¡Animate a probarlo y disfrutar de sus beneficios!

Lic Belén Carballido – Cordoba Nutricion

 

 

Compartí

Comments are closed.