El mito del calcio y la leche

El mito del calcio y la leche

Normalmente creemos que la leche es un alimento saludable y necesario para tener una alimentación adecuada. Sin embargo, somos el único ser vivo que luego del destete materno sigue consumiendo leche.

Razones para sustituir la leche por otras fuentes de calcio

Nuestro cuerpo no está preparado biológicamente para recibir otra leche que no sea la materna, y esta es una de las causas de que cada vez haya mayor cantidad de personas con intolerancia a este alimento.

En adultos es necesario el aporte de calcio para evitar la desmineralización de los huesos, pero debemos conocer los efectos negativos de la leche para decidir eliminarla de nuestra alimentación.

Hoy en día, la leche que consumimos es sometida a tratamientos de ultra alta pasteurización, este proceso arrasa las enzimas de la leche haciendo que sea difícil de digerir para nuestro organismo. Además, la leche es proveniente de vacas que son tratadas con antibióticos, antibiótico significa anti vida. Dichos antibióticos llevan su efecto a nuestro cuerpo y destruyen la microflora intestinal, la cual tiene importantes funciones en nuestro organismo, ya que forma parte del sistema inmunológico y nos ayuda a la digestión y absorción de nutrientes.

Por todo esto, es importante reemplazar la leche por otros alimentos más saludables que aporten calcio.

Siempre recomiendo a mis pacientes que desayunen con un vaso de leche de sésamo, el cual aporta una gran cantidad de calcio; y que en sus comidas diarias incorporen vegetales de hoja verde, por ejemplo: tortillas de espinacas o acelga, revueltos de verduras de muchos colores con las hojas verdes incluidas, ensalada de rúcula para acompañar sus platos, etc.

Los productos de mar como salmón, sardinas y atún son una excelente fuente de calcio. En la página web de Córdoba Nutrición encontrará las recetas de Pan de atún, Pizza de masa de atún y otras opciones muy fáciles de preparar que dan saciedad y aportan calcio.

El queso duro o semiduro tiene menos efectos nocivos que la leche, ya que es un alimento que ha fermentado, por lo cual sus propiedades mejoran. Lo indicamos a nuestros pacientes como sustituto de leche, pero siempre en cantidad medida, no más de 50 g al día.

No tenga miedo de eliminar la leche de su alimentación, el calcio que su cuerpo necesita se obtiene de los alimentos ya mencionados. Con este cambio se sentirá más liviano, su digestión mejorará y su abdomen posiblemente se reducirá.

Lic. Eugenia Isseta
Equipo de Córdoba Nutrición
MP: 3751 – Nutricionista
Compartí

Comments are closed.

¡Reservar turno!
Consultorio Online
Hola👋. ¿Deseas comenzar tu tratamiento online?